22 de febrero de 2018

Astrología, Conciencia, Entendimiento y Destino

Destino es seguir una vía cuando niegas o ignoras elegir otras




¿La Astrología predice? La respuesta es NO.
¿Pero por qué se dice que sí, e incluso hay casos en que pareciera que no hay otra explicación?
Analicemos un caso real y podemos vislumbrar qué relación hay entre Astrología, Conciencia, Entendimiento y Destino.

A comienzos del 2012 vivía haciendo soporte informático, y una clienta mía era Astróloga.
Era una señora mayor muy inquieta, me tenía cierto cariño y en una ocasión me pidió mis datos de nacimiento para hacer mi Carta Natal. Se los dí, y le dejé investigar a gusto; cada vez que hacía mantenimiento de sus computadoras me contaba algún detalle sobre mí que había visto en las Cartas que calculaba, detalle cierto que ya conocía y eso me parecía interesante.
Hasta que llego un día a su casa y conmovida me dice "te vas a separar".
Me la quedé mirando. Tenía 20 años de casado, una pareja con quien me sentía bien, convencido de que envejeceríamos juntos. Lo que decía me parecía algo TAN RIDÍCULO (así, con mayúscula y negrita) que por respeto ni abrí la boca, me puse a trabajar y me olvidé del asunto.
Seis meses después estaba separado.
Y más que eso, separado de manera irreversible.
El universo en torno mío, la Realidad en la que vivía se deshizo en forma tan completa e inexorable como un derrumbe de dominó.

¿Predicción? Veamos.
Había señales astrológicas que indicaban esa separación en ese momento de mi Vida ¿o sea, estaba predestinado?
Hoy, mirando al que era entonces: decía que me conocía, pero no tenía conciencia de quién y cómo era yo. Y la verdad, tampoco tenía conciencia de con quién compartía mi Vida. Absorbido por la rutina, estaba ciego; no lo sabía, y menos todavía me importaba. No veía que la pareja que asumía sólida, en realidad estaba desgastada; y menos veía que esa ceguera aceleraba ese desgaste, produciendo enojo, decepción y frustración en quien estaba conmigo.

Sin conciencia de Ti, sin Entendimiento de lo que eres y lo que vives, recortas tanto tus opciones que no generas Futuro: te sometes al Destino.

Y así sucedió conmigo, lo que pasaba estaba cantado pero no porque la Astrología me lo dijese.
Las Cartas me estaban señalando probabilidades, mi actitud y conducta llevaban a que se volvieran Realidad.
Y sin tener ni siquiera noción de lo que estaba haciendo, solo hubo un final posible.
Del cual tardé años en recuperarme, porque encima me sentía víctima.
¿Cómo salí? Entendiendo que había sido víctima de mí mismo. Mas ese... es Otro Tema.

Por casos como éste, se dice que "la Astrología predice": señala cosas "insólitas" o "sorprendentes" que luego entiendes se veían venir, solo que no se podían (en realidad, querían) Ver.
Ver con mayúscula, en el sentido de permitir actuar, cambiar, corregir, incluso aprovechar y mejorar.
La Astrología no predice: indica, señala, te interpela.
En realidad, las Cartas te reflejan y eso es para que seas consciente de Ti.
Entendiendo ¡y aceptando! lo que te señalan, te planteas alternativas y cambios.
Y si los haces, dejas de tener Destino fijo.
Ejerces un libre albedrío consciente y la paradoja con eso es que así no hay predicciones, porque el Futuro lo creas Tú.
Sin ser Víctima, sino siendo Tú, construyendo tu propia Vida.

PARA ESTO existe la Astrología, para permitirte ejercer tu propia Libertad. NO para someterte como víctima a predicciones de un Destino inalterable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario